Cebiche de tofu y champiñones

10 03 2010
Infaltable el cebiche, plato bandera del Perú. Fue declarado “Patrimonio Cultural de la Nación”, al considerársele históricamente uno de los platos principales del país.  Se suele servir durante los meses de verano porque es muy refrescante y es típico de la costa norte peruana, aunque hoy en día se consume en todo el país y en cualquier época del año.

Se prepara originalmente con pescado blanco crudo marinado en jugo de limón sutil (extremadamente ácido). Para veganizarlo se reemplaza el pescado con champiñones y tofu cortados en dados. El sabor del cebiche vegano es idéntico al original ya que el sabor proviene principalmente del jugo del limón, el ají y demás hierbas.

Se sirve tradicionalmente en plato tendido (es un plato de entrada). Sin embargo, en la alta cocina ha sido visto servido en copas anchas y muy recientemente, vendidos en vasos en las calles a modo de tentempié. Se sirve sobre una hoja de lechuga y para acompañarlo se suele utilizar camote cocido con un poco de azúcar y maíz cocido con anís. También se puede acompañar de chifles (plátano frito en hojuelas), yuca o maíz tostado (cancha).

El jugo del cebiche se conoce popularmente como “leche de tigre” y muy concentrado se puede servir como aperitivo en una copa o en un vaso. Tiene un ligero sabor picante y ácido y la particularidad de ser un buen reconstituyente. La costumbre local lo recomienda como desayuno para los noctámbulos y como un afrodisíaco ;)

 

 

Ingredientes (3 personas):

  • Medio paquete de tofu
  • Una bandeja de champiñones cortados en láminas
  • 1 Cebolla morada
  • Rocoto al gusto
  • Unas hojas de culantro
  • 2 tallos de Apio
  • Un diente de ajo
  • Jugo de 6 limones
  • Tres hojas de lechuga
  • Un camote mediano
  • Un choclo
  • Sal y pimienta

Preparación:

Cocinar el choclo en agua con anís y el camote en agua. Reservar.

En una fuente echar el jugo de los limones, el ajo molido, sal, pimienta, culantro picado y el rocoto picado muy chiquito. Mezclar.

Una vez bien mezclada la “leche de tigre”, agregar el tofu cortado en cubos y los champiñones en láminas y el apio picado. Mezclar y dejar reposar.

Agregar la cebolla cortada a lo largo. No se agrega antes para evitar que se ablande. Debe quedar crujiente. Es importante lavar la cebolla luego de cortada en abundante agua para quitarle el sabor fuerte.
Para servir, se coloca en un plato una hoja de lechuga y sobre ella se sirve el cebiche adornando con una rodaja de camote y choclo desgranado o entero.

Comentarios:
Este plato tiene muchas variedades. Si no se desea que salga picante se puede prescindir del rocoto.
El camote  es dulce por naturaleza pero se puede servir glaseado también, añadiéndole un poco de azúcar al momento de servirlo.





Papa a la huancaína

2 03 2010

La estrella de este plato es la salsa huancaína. El nombre viene del gentilicio de una ciudad peruana llamada Huancayo, ubicada en una región productora de papas. Parece que las mujeres de la ciudad preparaban este plato para los obreros que construyeron el Ferrocarril Central del Perú, a fines del siglo XIX.

Comúnmente la salsa consta de ají amarillo molido, queso, leche y aceite. Se sirve sobre papas sancochadas y se decora con huevo duro y aceituna. La versión vegana tiene el mismo sabor, que comprobé se debe al ají. Éste es el único ingrediente indispensable de esta receta. Los que probaron la versión veganizada de la salsa, quedaron sorprendidos por el sabor. Es muy fácil de preparar y está deliciosa. Los que viven en otros países tendrán difícil conseguir el ají amarillo. Si pueden conseguirlo fresco mejor, los envasados a veces son muy picantes porque los han molido con las semillas.

Ingredientes (para 2 personas)

  • 4 papas amarillas medianas
  • 2 ajies amarillos
  • 1 vaso de leche de soja aprox
  • 1 paquete de galleta de soda (sin ingredientes de origen animal)
  • hojas de lechuga
  • aceituna negra (para decorar)
  • sal y pimienta
  • aceite vegetal

Preparación
Cocer las papas en agua con sal. Pelarlas y partirlas en mitades.
Cortar los ajíes por la mitad y retirar todas las semillas y las venas con mucho cuidado. Si no se retiran por completo la salsa quedará muy picante.

Licuar los ajíes con un poquito de aceite, la leche y la galleta de soda. Debe quedar una salsa espesa, si falta espesar agregar más galleta. Añadir sal y pimienta. Tener en cuenta que con el tiempo tiende a espesar.

En un plato mediano poner una hoja de lechuga. Colocar las rodajas de papa sobre la lechuga. Echar generosamente la salsa sobre las papas y decorar con aceitunas negras.

Comentarios:

Esta salsa es espectacular! Se puede comer con papa, con yuca frita, con fideos, de mil formas. Si pueden conseguir el ají amarillo, háganla :)