Pizza vegana casera

29 01 2013

A quién no le gustan las noches de verano?

Confieso que no soy fan del verano. El sol, cuando está muy fuerte, me causa migraña y tengo la piel sensible. Así que de día, voy por la calle con sombrero, lentes y bloqueador. Tampoco me gusta la playa, aunque sí me gustaría que Lima tuviera un lindo malecón con acceso a playas de arena bien cuidadas, como he visto en otras ciudades. Lo que sí me encanta del verano son las noches.

Noches de aire tibio, ideales para salir a caminar, pasear en bici, o quedarse en casa con las ventanas abiertas disfrutando una película con una cerveza o una copa de vino y una pizza hecha en casa.

No es nada complicado hacer una pizza en casa.  Sobre todo si tenemos la salsa de tomate ya hecha. Yo compro una que viene en sobre y es muy práctica. La podría hacer casera pero me tomaría más tiempo la pizza y esta receta es para 30 minutos, no más.

Incluso es divertido hacer pizza con alguien, no? Lo intentan en casa, con su pareja, con sus hijos y me cuentan qué tal les salió y si la pasaron bien.

Los ingredientes no son nada que no tengan normalmente en casa, salvo la levadura seca. Esta la encuentran en cualquier supermercado y viene en paquetes pequeños. El paquete que yo tengo es de 125gr. Si cada pizza usa 20gr, vemos que con este paquete tengo para unas 6 pizzas.

Y para poner sobre la pizza, podemos usar las verduras que tengamos o queramos. Imaginación y creatividad: rodajas de tomate, cebolla, champiñones, zucchini, berenjena, aceitunas negras o verdes, pimiento, etc.

DSC_0380

Ingredientes

Masa

  • 1 1/2 tazas de harina
  • 1/4 taza de aceite oliva
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cdta de sal
  • 20gr de levadura seca
  • 1/2 taza de agua tibia + 1 cda
  • Un bol
  • Un trapo
  • Molde de pizza o plancha de horno rectangular

Pizza

  • 5 cdas de pasta de tomate
  • 3 cdtas de ajo molido o 3 dientes de ajo picados
  • verduras variadas:  2 tomates en rodajas, media bandeja de champiñones en láminas, aceitunas negras en rodajas, media cebolla cortada en pluma, zucchini en láminas
  • orégano
  • aceite de oliva

 

Preparación

Poner la harina en una superficie donde podamos trabajar con comodidad con las manos. Hacer un agujero en el centro y poner el aceite.

Los ingredientes secos los agregamos en la parte exterior de la harina: la levadura, el azúcar y la sal.

Integramos con la mano el aceite y la harina, moviéndolo en círculos dentro del agujero. Empezamos a echar el agua tibia de a pocos mientras seguimos removiendo en círculo con la mano. Vamos integrando toda la harina.

Debe quedar una bola uniforme, pegajosa pero unida. Enharinamos un bol y ponemos la bola dentro, tapándola con un trapo. La dejamos ahí 20 minutos, para que leve.

A los 20 minutos la sacamos. Debe haber duplicado su tamaño.

Aceitamos el molde de pizza que vayamos a usar. Yo uso la plancha del horno.

Nos aceitamos las manos y ponemos la masa en el molde. La estiramos bien, con cuidado de no romperla. La pizza que me sale es de 20x30cm más o menos.

Luego, ponemos la pasta de tomate sobre la masa. Si tienen ajo molido, lo mezclan con el tomate. Ponemos el ajo picado, y las verduras. Un chorro de aceite de oliva y orégano.

Hornearla a 180 grados unos 15 minutos.

A la mía le puse unas salchichas de seitán caseras que tenía en el congelador.

 





Tabouleh de quinua

23 01 2013

Hace calor, hace calor…

Esta semana está haciendo mucho calor en Lima. Me disculpan los lectores de otros países, donde llegan a los 40 grados en verano, por quejarme de calor cuando en Lima no hace más de 26 grados aún. Lo cierto es que el calor en Lima es bastante pesado. La humedad y la contaminación hacen que en verano nos sintamos en un sauna.  Además, el sol es más fuerte que en Europa, por ejemplo. En Lima me quemo la piel simplemente con caminar 10 minutos bajo el sol.

Así que sombrero, bloqueador y mucha agua. Y mucha fruta y verdura fresca.

Tengo aquí una receta adaptada del plato árabe tabouleh.  Normalmente, se hace con bulgur o couscous, pero esos cereales no tenemos por estas latitudes, así que usé un cereal muy nuestro: la quinua. Lo demás, es muy parecido al original: tomates, pepinos, perejil, cebolla, aceite de oliva.

Les prometo que les va a gustar.

DSC_0357

Ingredientes

  • 3 tazas quinua cocida con ajo y sal
  • 1 cebolla roja
  • 2 tomates
  • medio pepino
  • puñado de perejil
  • aceite de oliva
  • jugo de 3 limones pequeños

Preparación

Si no tienes la quinua cocida, hay que cocinarla con ajo molido y sal unos 15 minutos o hasta que el grano se abra. A mí me gusta ponerle orégano también porque me gusta aromatizada, pero no es necesario.

Una vez cocida, dejar enfriar bien. Debe estar fría antes de mezclarla con el resto de ingredientes. Y también hay que quitarle cualquier exceso de agua. Debe estar seca.

En un bol mediano, poner el tomate picado, el pepino y la cebolla picada, todo en cubos pequeños. La cebolla yo la lavo un poco luego de picada para quitarle el sabor fuerte. La pongo en un colador y la enjuago bien en agua. La seco con cuidado para que no quede agua.

Sobre las verduras picadas echar jugo de limón y un poco de sal. Remover. A mí me gusta con mucho jugo de limón, pero si no eres tan fan de lo ácido le puedes poner menos de 3 limones.

Dejar que las verduras se marinen un poco en el limón.

Así como está ya me lo comería a cucharadas :) le pongo un poco de perejil picado encima y lista la ensalada. Pero aún falta lo principal…

Encima de las verduras echamos la quinua fría. Le ponemos un chorrito de aceite de oliva encima y revolvemos bien.

Recomiendo invertir un poco en un buen aceite de oliva para comerlo crudo en aliño de ensaladas o para platos como este. Uno extra virgen y prensado al frío es ideal. Además que se nota la diferencia en el sabor.

Una vez revuelto todo, espolvoreamos el perejil picado por encima. Los platos árabes son muy aromáticos. Las hojas del perejil deben romperse para que se sienta el aroma.

Ya está listo!

En la foto se puede ver que yo, además de la quinua, le puse vainita cocida porque tenía un poco en la refrigeradora y quería usarla.





Ravioles rellenos de quinua y verduras

15 01 2013

Hola!

Qué tal pasaron las fiestas? La cena navideña para los veganos puede ser un poco complicada a veces. Sentados en familia, viendo como los demás comen animales de toda clase mientras tú comes arroz y puré y tal vez  alguna ensalada.  Felizmente, veo que en Lima hay cada vez más oferta de cenas navideñas a pedido.  Me da mucho gusto :)  Yo hace años pedí una de estas cenas y estaba rica. Pero desde entonces mi gusto por la cocina ha ido aumentando y ahora me emociona mucho hacer la cena yo misma.  Y cada vez sale mejor. Es lo que tiene la experiencia, no?

Para la cena preparamos un enrollado de seitán relleno de poro, champiñones y pimientos, acompañado de salsa de champiñones. La receta la saqué de aquí:

http://www.theppk.com/recipes/

Y le hice algunas variaciones pequeñas. Estuvo deli :) Pero aún creo que me faltan cosas por mejorar. Espero que este año me quede mejor, así puedo compartir la receta aquí antes de Navidad para quién se anime a prepararla.

Bueno, yendo al tema de hoy. En el último post puse una receta de un guiso de quinua, poro y pimiento y les dije que en caso de que les sobrara un poco de guiso lo podían usar para hacer ravioles. No es necesario que sean las sobras del guiso, también pueden hacer desde cero el relleno, pero en mi humilde opinión los guisos saben mejor al día siguiente ;)

También aclaro que pueden usar las verduras que quieran: zanahoria, acelga, zucchini, etc.

Esta receta es super fácil, nutritiva y divertida. He puesto una foto de la pasta sin cerrar para que se pueda ver el relleno.

DSC_0249

Ingredientes

  • 1 taza de guiso de quinua (de esta receta) o,
  • 1 taza de quinua lavada
  • masa de wantan sin huevo
  • 1/4 pimiento
  • 1/4 poro
  • perejil
  • levadura nutricional (opcional)
  • aceite de oliva
  • diente de ajo
  • 50gr de tofu
  • sal y pimienta

 

Preparación

Si ya tienes el guiso preparado, es súper fácil. Solo hay que ponerlo en el procesador o pica todo junto con el ajo, el tofu, el perejil y una cucharada de aceite de oliva y darle un par de vueltas. No debe quedar puré, sino que deben notarse aún los granos de quinua como en la foto.

En caso contrario, hay que cocinar la quinua con las verduras picadas como en la receta anterior durante 15 minutos aproximadamente y dejar enfriar el guiso antes de licuarlo con el resto de ingredientes.

El tofu es para darle consistencia pero si no les gusta no le pongan y no pasa nada. Pero es importante recordar que no debe quedar aguado o será muy difícil armar los ravioles luego.

Cuando está listo el relleno, tomar unas hojas de masa de wantán, un pequeño bol con agua y a empezar el armado.

Con una cucharita ir poniendo el relleno en el centro de la masa. Mojar los bordes con agua y cerrarlo bien cuidando de que no quede aire dentro. No llenarlo mucho o no cerrará bien y luego se abrirá durante la cocción. Poner el relleno justo. Si es necesario presionar los bordes con un tenedor.

Poner agua con un poco de sal a hervir en una olla mediana. Cuando hierva bajar el fuego a medio.

Cuando están todos listos, ponerlos en la olla con la mano de uno en uno. Cuando estén listos flotarán en la superficie. Sacarlos con cuidado porque la masa es frágil. Lo ideal es un cucharón con agujeros o espumadera.

Un tip para que no se abra durante la cocción es refrigerarlos una media hora antes de cocinarlos.

También se pueden congelar antes de cocinarlos para usarlos luego.

Yo los serví con salsa de tomate de bote. Pero con salsa casera quedan mejor ;)