Risotto de champiñones y espárragos

13 11 2013

Hola chicos. Seguimos con las recetas de comida internacional :) espero que no les moleste, pero es lo que más estoy haciendo ahora. Así que decidí compartirlo.

Este plato es uno de nuestros favoritos en casa. Siempre me pareció difícil de hacer pero con el tiempo le agarré el truco y ya casi me volví experta.

Lo más importante es el arroz adecuado. El arroz del risotto es un arroz especial llamado arbóreo. Lo pueden intentar hacer con cualquier otro arroz pero no les quedará igual. Este arroz tiene la particularidad de que bota mucho almidón durante la cocción, lo que le da al risotto esa cremosidad que nos encanta y que lo caracteriza.  Conseguir arroz arbóreo es fácil en Lima ahora. En cualquier supermercado se encuentra. Yo he comprado marca Costeño y está bueno.

En este caso le agregué champiñones y espárragos, pero pueden usar otra verdura como zucchini, guisantes. Inlcuso lo hago solo con champis a veces sino tengo verdura y queda genial.

1459659_1405697006334492_742338369_n

Ingredientes

  • 250gr de arroz arbóreo
  • 1 litro de caldo de verdura
  • 100gr de champiñones picados en láminas
  • 100gr de espárragos lavados y cortados
  • media cebolla mediana
  • diente de ajo
  • margarina
  • sal y pimienta
  • leche de almendra sin azúcar (opcional)

 

Preparación

Primero, ponemos una olla mediana al fuego con una cucharada de mantequilla. Cuando esté caliente sofreimos los ajos picados y la cebolla hasta que esté suave. Agregamos los champiñones y los espárragos.  Para que los espárragos queden tiernos hay que quitarles la parte dura de la base y si prefieren, cocerlos un poco en el microondas. Por ejemplo, unos 3 minutos en un bol.

Dejar que doren los champiñones y espárragos. La margarina que se usa aquí es por una cuestión de sabor. De ser posible buscar alguna que no tenga grasas trans y si no quieren usar margarina, se puede hacer con aceite de oliva. Lo importante es no dejar que se queme la margarina, mantener el fuego medio y remover.

Cuando están dorados, echar el arroz. y dejar que dore un poco también. Añadir la sal y pimienta. Luego corregiremos si falta.

Luego de un par de minutos agregar el caldo de verduras de a pocos. Yo lo echo en 4 veces. Que cubra el arroz y nada más. Dejar la olla sin tapa y esperar a que se consuma el agua. Cuando falte echar otro poco de caldo. Esta etapa es la más larga y requiere paciencia pues hay que estar mirando la olla para que no se nos queme el fondo.

Una forma fácil de hacer caldo de verdura es poner un cubo de caldo en un litro de agua caliente y deshacerlo.

La cocción del arroz tarda unos 20 minutos. Cuando ya hayan echado todo el caldo y el arroz esté casi listo se echa media cucharada de margarina para darle cremosidad. Yo le agrego también un chorro de  leche vegetal, en mi caso de almendra, sin azúcar. Lo revuelvo bien y espero que se consuma el exceso de líquido. Debe quedar semi-líquido. Corregir la sal si hiciera falta. Servir caliente.

Nota. En la foto le puse un poco de tocino vegano ;)





Tabouleh de quinua

23 01 2013

Hace calor, hace calor…

Esta semana está haciendo mucho calor en Lima. Me disculpan los lectores de otros países, donde llegan a los 40 grados en verano, por quejarme de calor cuando en Lima no hace más de 26 grados aún. Lo cierto es que el calor en Lima es bastante pesado. La humedad y la contaminación hacen que en verano nos sintamos en un sauna.  Además, el sol es más fuerte que en Europa, por ejemplo. En Lima me quemo la piel simplemente con caminar 10 minutos bajo el sol.

Así que sombrero, bloqueador y mucha agua. Y mucha fruta y verdura fresca.

Tengo aquí una receta adaptada del plato árabe tabouleh.  Normalmente, se hace con bulgur o couscous, pero esos cereales no tenemos por estas latitudes, así que usé un cereal muy nuestro: la quinua. Lo demás, es muy parecido al original: tomates, pepinos, perejil, cebolla, aceite de oliva.

Les prometo que les va a gustar.

DSC_0357

Ingredientes

  • 3 tazas quinua cocida con ajo y sal
  • 1 cebolla roja
  • 2 tomates
  • medio pepino
  • puñado de perejil
  • aceite de oliva
  • jugo de 3 limones pequeños

Preparación

Si no tienes la quinua cocida, hay que cocinarla con ajo molido y sal unos 15 minutos o hasta que el grano se abra. A mí me gusta ponerle orégano también porque me gusta aromatizada, pero no es necesario.

Una vez cocida, dejar enfriar bien. Debe estar fría antes de mezclarla con el resto de ingredientes. Y también hay que quitarle cualquier exceso de agua. Debe estar seca.

En un bol mediano, poner el tomate picado, el pepino y la cebolla picada, todo en cubos pequeños. La cebolla yo la lavo un poco luego de picada para quitarle el sabor fuerte. La pongo en un colador y la enjuago bien en agua. La seco con cuidado para que no quede agua.

Sobre las verduras picadas echar jugo de limón y un poco de sal. Remover. A mí me gusta con mucho jugo de limón, pero si no eres tan fan de lo ácido le puedes poner menos de 3 limones.

Dejar que las verduras se marinen un poco en el limón.

Así como está ya me lo comería a cucharadas :) le pongo un poco de perejil picado encima y lista la ensalada. Pero aún falta lo principal…

Encima de las verduras echamos la quinua fría. Le ponemos un chorrito de aceite de oliva encima y revolvemos bien.

Recomiendo invertir un poco en un buen aceite de oliva para comerlo crudo en aliño de ensaladas o para platos como este. Uno extra virgen y prensado al frío es ideal. Además que se nota la diferencia en el sabor.

Una vez revuelto todo, espolvoreamos el perejil picado por encima. Los platos árabes son muy aromáticos. Las hojas del perejil deben romperse para que se sienta el aroma.

Ya está listo!

En la foto se puede ver que yo, además de la quinua, le puse vainita cocida porque tenía un poco en la refrigeradora y quería usarla.





Ravioles rellenos de quinua y verduras

15 01 2013

Hola!

Qué tal pasaron las fiestas? La cena navideña para los veganos puede ser un poco complicada a veces. Sentados en familia, viendo como los demás comen animales de toda clase mientras tú comes arroz y puré y tal vez  alguna ensalada.  Felizmente, veo que en Lima hay cada vez más oferta de cenas navideñas a pedido.  Me da mucho gusto :)  Yo hace años pedí una de estas cenas y estaba rica. Pero desde entonces mi gusto por la cocina ha ido aumentando y ahora me emociona mucho hacer la cena yo misma.  Y cada vez sale mejor. Es lo que tiene la experiencia, no?

Para la cena preparamos un enrollado de seitán relleno de poro, champiñones y pimientos, acompañado de salsa de champiñones. La receta la saqué de aquí:

http://www.theppk.com/recipes/

Y le hice algunas variaciones pequeñas. Estuvo deli :) Pero aún creo que me faltan cosas por mejorar. Espero que este año me quede mejor, así puedo compartir la receta aquí antes de Navidad para quién se anime a prepararla.

Bueno, yendo al tema de hoy. En el último post puse una receta de un guiso de quinua, poro y pimiento y les dije que en caso de que les sobrara un poco de guiso lo podían usar para hacer ravioles. No es necesario que sean las sobras del guiso, también pueden hacer desde cero el relleno, pero en mi humilde opinión los guisos saben mejor al día siguiente ;)

También aclaro que pueden usar las verduras que quieran: zanahoria, acelga, zucchini, etc.

Esta receta es super fácil, nutritiva y divertida. He puesto una foto de la pasta sin cerrar para que se pueda ver el relleno.

DSC_0249

Ingredientes

  • 1 taza de guiso de quinua (de esta receta) o,
  • 1 taza de quinua lavada
  • masa de wantan sin huevo
  • 1/4 pimiento
  • 1/4 poro
  • perejil
  • levadura nutricional (opcional)
  • aceite de oliva
  • diente de ajo
  • 50gr de tofu
  • sal y pimienta

 

Preparación

Si ya tienes el guiso preparado, es súper fácil. Solo hay que ponerlo en el procesador o pica todo junto con el ajo, el tofu, el perejil y una cucharada de aceite de oliva y darle un par de vueltas. No debe quedar puré, sino que deben notarse aún los granos de quinua como en la foto.

En caso contrario, hay que cocinar la quinua con las verduras picadas como en la receta anterior durante 15 minutos aproximadamente y dejar enfriar el guiso antes de licuarlo con el resto de ingredientes.

El tofu es para darle consistencia pero si no les gusta no le pongan y no pasa nada. Pero es importante recordar que no debe quedar aguado o será muy difícil armar los ravioles luego.

Cuando está listo el relleno, tomar unas hojas de masa de wantán, un pequeño bol con agua y a empezar el armado.

Con una cucharita ir poniendo el relleno en el centro de la masa. Mojar los bordes con agua y cerrarlo bien cuidando de que no quede aire dentro. No llenarlo mucho o no cerrará bien y luego se abrirá durante la cocción. Poner el relleno justo. Si es necesario presionar los bordes con un tenedor.

Poner agua con un poco de sal a hervir en una olla mediana. Cuando hierva bajar el fuego a medio.

Cuando están todos listos, ponerlos en la olla con la mano de uno en uno. Cuando estén listos flotarán en la superficie. Sacarlos con cuidado porque la masa es frágil. Lo ideal es un cucharón con agujeros o espumadera.

Un tip para que no se abra durante la cocción es refrigerarlos una media hora antes de cocinarlos.

También se pueden congelar antes de cocinarlos para usarlos luego.

Yo los serví con salsa de tomate de bote. Pero con salsa casera quedan mejor ;)

 





Guiso de quinua con poro y pimiento

30 11 2012

Me encanta la quinua, pero no la como tan seguido como me gustaría. En parte es porque hasta ahora solo la hacía de una forma. Guisada con cebolla y tomate. Está buenísima! pero en un momento me aburrió un poco. Sé que es mi culpa porque este pseudocereal se presta para muchas recetas, así que con un poco de ganas e imaginación sé que puedo variar lo suficiente para incluirla en mi dieta al menos dos veces por semana.

Intentaremos.

Por lo pronto, les presento la forma básica que uso para cocinarla. En este caso no usé cebolla y tomate porque tenía poro y pimiento en casa y me provocó probar esta combinación. Está muy rica! pueden probar ambas formas y quedarse con la que más les guste. O también pueden probar con lo que tengan en casa.

Imagen

 

Ingredientes (para 2 personas)

  • 2 tazas de quinua (si no viene lavada, lavarla para quitarle el amargo)
  • Medio pimiento
  • Medio poro
  • Ajo molido o picado
  • Sal
  • Aceite
  • Tofu, para servir

Preparación

En una olla mediana, poner un poco de aceite y el ajo picado para que dore.

Mientras, picar el poro en rodajas. Yo lo hago así porque me gusta encontrar después pedazos de poro enteros en el guiso porque me encanta su sabor.

Picar también el pimiento en cubos pequeños.

Agregarlos a la olla cuando el ajo esté dorado. Dejar un momento que doren bien. Remover para evitar que se peguen.

Echar la quinua sin agua a la olla para que dore unos minutos. Esto hace que luego la quinua esté más graneada. Con unos dos minutos es suficiente.

Echar el agua hasta cubrir bien la quinua. No pasarse sino luego quedará muy caldoso. Agregar sal.

Cubrir la olla y dejar que cocine durante unos quince minutos. Es el tiempo que tardará el grano de quinua en abrirse. Remover de vez en cuando para asegurar una cocción uniforme.

Y listo!  Fácil, no?

Para servir, a mí me gusta picar un poco de tofu y ponerlo por encima con un chorrito de aceite de oliva. Se puede acompañar con arroz o ensalada.

Muy nutritivo y simple de hacer.

PD. Si hacen la receta y les sobra quinua, guárdenla. En el próximo post les enseño cómo hacer ravioles con relleno de quinua ;)





Hamburguesas de garbanzos

26 11 2012

Finalmente estoy en casa después de un año de ir y venir. Y de vuelta, también, a cocinar con ingredientes peruanos. Sin embargo, me sucede que me ha costado un poco volver a la costumbre de cocinar con ingredientes frescos. En Europa, era más práctico y barato comprar verduras congeladas, ya listas para cocinar. Hasta venían empaquetadas en porciones. Incluso la ensalada. Mala costumbre tener una comida lista en 20 minutos con ensalada, sopa y segundo. No me podía durar mucho. Y tampoco es que sea muy saludable la verdura congelada, no? Pero cuando uno es vegano y tiene un presupuesto, hay que adaptarse.

Yo me adapto. O hago el intento. Y es lo que estoy haciendo estas semanas. Equipando la  despensa de casa desde cero y tratando de hacer comidas balanceadas, no me podían faltar las legumbres. Por legumbres, entiéndase lentejas, garbanzos, frejoles, etc. Lo que en estas tierras llamamos menestras. Uno de los pilares de una buena alimentación vegana. Y de la famosa proteína. De dónde sacas la proteína? De la legumbre.

Me gusta que en mi casa nunca falten legumbres. Pero no son precisamente rápidas de cocinar, así que para poder consumirlas dos, o hasta tres, veces por semana uso un truco que aprendí hace años. Las pongo a remojar toda una noche y las congelo en porciones en la refrigeradora. De esta forma, cuando tenga ganas de comerlas solo tomo una porción y a la olla. Si es a presión, mejor. 

Aún así, mi cálculo de porción me falló y terminé con una olla enorme llena de garbanzos cocinados con tomate y espinaca. Muy ricos, pero ya al tercer día te aburres de comer lo mismo. Así que los hice hamburguesa. 

“Todo es hamburgueseable”

Imagen

 

Ingredientes (4 hamburguesas aprox)

  • 250g de garbanzos cocidos. Se puede usar los que te hayan quedado o algunos de lata cocidos. Si están cocidos con verduras mucho mejor. Te quedarán con más sabor.
  • Media cebolla roja
  • Unas ramas de perejil
  • Pan rallado
  • Harina
  • Sal y pimienta
  • Aceite neutro para freír

 

Preparación

Lo primero es retirar toda el agua posible de los garbanzos cocidos. Hay que escurrirlos bien, sino luego te queda muy líquida la masa y vas a tener que ponerle mucha harina para que no se desarme. Licuar los garbanzos con un poco del agua de su cocción. Yo los trituro con una licuadora de mano que es muy práctica, pero sirve también en la licuadora normal. Cuidado con el agua, que no se te pase. No debe quedar un puré fino, con algunos pedazos pequeños está bien. Una vez lista la masa, ponerla en un bol. 

En una sartén caliente, dorar la cebolla picada finita y cuando esté dorada, agregar el perejil picado. Darle un par de vueltas y echarlo en el bol de la masa. Mezclar y corregir de sal, si es necesario.

Este es el momento de la verdad. Si licuaste con poca agua, la masa está espesa, como un cemento (me faltan sinónimos). Entonces solo necesitará un poco de pan rallado, unas 4 cucharadas, y harina, misma cantidad, para tener la consistencia deseada. Echas estos ingredientes, mezclas todo. 

Calientas una sartén mediana con aceite y te enharinas las manos bien. Coges un poco de masa con una cuchara y la pones en tu mano. Con la otra palma con harina la aplastas hasta darle forma. Si se pega un poco no importa. Lo importante es que conserve la forma en tu mano. Con cuidado la pones en el aceite caliente y esperas que dore por ambos lados.

Hace años intenté hacer hamburguesas de lentejas y la masa se me quedó pegada en las manos. Frustrante. Finalmente, pude hacer una un poco decente pero al freírla se desarmó. Un desastre. Si te pasa esto, no te preocupes. Todos estamos aprendiendo.

Cosas que aprendí y pueden servir:

  • Tener un tazón con harina cerca para echarte harina fácilmente en las manos.
  • Mientras más caliente esté el aceite, más rápido se cocina la hamburguesa y menos posibilidades de que se parta. Si la pones con el aceite aún frío se pondrá aguada o se pegará.
  • Usar una cuchara para poner la masa en tu mano es útil y también es una buena forma de hacer que las hamburguesas sean todas uniformes.
  • Te vas a ensuciar. Eso es seguro. La única forma de que las manos te queden sin masa luego de hacer cada hamburguesa es si le pones mucha harina pero no me gusta hacer esto porque cambia el sabor de la hamburguesa. Sabe a harina frita. Así que luego de armar una y ponerla a freír, me enjuago las manos y las seco bien para enharinarlas de nuevo. 
  • Puedes hacer hamburguesas de cualquier menestra que tengas. Y puedes echarles otras verduras además de cebolla y perejil, pimiento picado, champiñones, puerro, etc.

 

Vaya testamento he escrito! Bueno, espero que sirva de algo o a alguien. A veces siento que digo explico demasiado pero es que sé que hay muchas personas que están empezando a cocinar y prefiero exagerar con los detalles. 

Saludos y buen provecho! :)





Pasta alfredo simple con espinacas

10 10 2012

Primera entrega de las recetas sencillas. En mis épocas de no vegana no era muy fan de la salsa bechamel. Me parecía muy pesada. Esta salsa, por el contrario, es bastante ligera y cremosa.

La idea es cocinar con lo que tengamos a mano en la cocina o que podamos encontrar fácilmente en el supermercado. Para la base de esta salsa he utilizado crema de soja que se encuentra aquí en Francia en cualquier super, pero es fácilmente reemplazable por un poco de leche de soja, tofu y un diente de ajo. Lo que pasa es que no tengo licuadora aquí, por eso no la hago yo misma. Si tienen tiempo, siempre es mejor hacer las salsas uno mismo. Saben mejor y son más frescas.

Para acompañar la pasta normalmente le pongo espinacas y champiñones. No tenía champiñones, así que he utilizado tofu ahumado que se consigue aquí en los chinos.  Las espinacas las he usado de bote, pero si usan frescas mejor. Si tienen otras verduras como zanahorias, guisantes, brocoli, se pueden poner ya cocidas y hacer como una pasta primavera colorida.

Ingredientes

  • 300gr pasta, yo he utilizado capellini
  • Una bandeja de champiñones, yo usé unos 150gr tofu ahumado
  • Un atado de espinacas mediano
  • Crema de soja, o: leche de soja, diente de ajo y tofu
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Hierbas provenzales u orégano

Preparación

En una cacerola mediana poner a hervir agua con sal y un poco de aceite para cocinar los fideos.

Mientras, en una sartén grande poner un poco de aceite de oliva y dorar los champiñones cortados en láminas. Deben quedar bien cocidos.

Si no tienes la crema de soja, la preparas ahora. En la licuadora poner un diente de ajo, un poco de leche de soja y tofu. Las cantidades exactas no las sé pero debe quedar una salsa aguada, como una mayonesa líquida. Agregar sal al gusto y reservar. Te debe salir más o menos media taza.

En la sartén de los champiñones agregar las espinacas lavadas y picadas. Cocinarlas a fuego medio o bajo. Cuando estén blandas, agregar la crema de soja y remover bien.

Los fideos ya deben estar al dente, así que con cuidado se retiran de la cacerola escurriéndolos bien y se van echando sobre la salsa, a fuego bajo. No eches todos de una vez porque luego será más difícil integrarlos a la salsa. Una vez que esté todo integrado retirar del fuego,  un chorrito de aceite de oliva para evitar que se peguen y espolvorear con un poco de hierbas provenzales u orégano para darle aroma.





Tallarin saltado con verduras y tofu

22 02 2012

Este plato es muy facilito de hacer pero lo publico igual. Es que a veces hay cosas que nos parecen obvias pero a otras personas no tanto y tal vez alguno por ahí que no sabe que cocinar hoy se inspira :)

El otro día no tenía mucho tiempo para cocinar y me hice un saltado de verduras y tofu que estaba muy bueno. Hoy le agregué fideos de arroz que se consiguen fácilmente en tiendas chinas en Barcelona. Cualquier fideo sirve igual. Las cantidades de cada ingrediente van a ojímetro y dependiendo de los comensales y el hambre que tengan.

Ingredientes

  • Fideos de arroz
  • Tofu
  • Verduras variadas: pimiento rojo y verde, cebolla china, holantao, etc. Lo que tengan
  • Aceite vegetal y de ajonjolí si tuvieran
  • Salsa de soja

 

Preparación

En una sarten caliente, dorar el tofu cortado en cubitos. Debe quedar bien dorado. Agregar las verduras picadas (pimientos, cebolla china) o enteras (holantao). Agregar sal y pimienta. Reservar.

Cocinar la pasta hasta que esté al dente. Escurrir bien y echar en la sarten sobre las verduras. Agregar unas gotas de aceite de ajonjolí y un chorrito de salsa de soja. Mezclar bien y dejar unos minutos que los fideos se frian un poco.

Servir.