Risotto de champiñones y espárragos

13 11 2013

Hola chicos. Seguimos con las recetas de comida internacional :) espero que no les moleste, pero es lo que más estoy haciendo ahora. Así que decidí compartirlo.

Este plato es uno de nuestros favoritos en casa. Siempre me pareció difícil de hacer pero con el tiempo le agarré el truco y ya casi me volví experta.

Lo más importante es el arroz adecuado. El arroz del risotto es un arroz especial llamado arbóreo. Lo pueden intentar hacer con cualquier otro arroz pero no les quedará igual. Este arroz tiene la particularidad de que bota mucho almidón durante la cocción, lo que le da al risotto esa cremosidad que nos encanta y que lo caracteriza.  Conseguir arroz arbóreo es fácil en Lima ahora. En cualquier supermercado se encuentra. Yo he comprado marca Costeño y está bueno.

En este caso le agregué champiñones y espárragos, pero pueden usar otra verdura como zucchini, guisantes. Inlcuso lo hago solo con champis a veces sino tengo verdura y queda genial.

1459659_1405697006334492_742338369_n

Ingredientes

  • 250gr de arroz arbóreo
  • 1 litro de caldo de verdura
  • 100gr de champiñones picados en láminas
  • 100gr de espárragos lavados y cortados
  • media cebolla mediana
  • diente de ajo
  • margarina
  • sal y pimienta
  • leche de almendra sin azúcar (opcional)

 

Preparación

Primero, ponemos una olla mediana al fuego con una cucharada de mantequilla. Cuando esté caliente sofreimos los ajos picados y la cebolla hasta que esté suave. Agregamos los champiñones y los espárragos.  Para que los espárragos queden tiernos hay que quitarles la parte dura de la base y si prefieren, cocerlos un poco en el microondas. Por ejemplo, unos 3 minutos en un bol.

Dejar que doren los champiñones y espárragos. La margarina que se usa aquí es por una cuestión de sabor. De ser posible buscar alguna que no tenga grasas trans y si no quieren usar margarina, se puede hacer con aceite de oliva. Lo importante es no dejar que se queme la margarina, mantener el fuego medio y remover.

Cuando están dorados, echar el arroz. y dejar que dore un poco también. Añadir la sal y pimienta. Luego corregiremos si falta.

Luego de un par de minutos agregar el caldo de verduras de a pocos. Yo lo echo en 4 veces. Que cubra el arroz y nada más. Dejar la olla sin tapa y esperar a que se consuma el agua. Cuando falte echar otro poco de caldo. Esta etapa es la más larga y requiere paciencia pues hay que estar mirando la olla para que no se nos queme el fondo.

Una forma fácil de hacer caldo de verdura es poner un cubo de caldo en un litro de agua caliente y deshacerlo.

La cocción del arroz tarda unos 20 minutos. Cuando ya hayan echado todo el caldo y el arroz esté casi listo se echa media cucharada de margarina para darle cremosidad. Yo le agrego también un chorro de  leche vegetal, en mi caso de almendra, sin azúcar. Lo revuelvo bien y espero que se consuma el exceso de líquido. Debe quedar semi-líquido. Corregir la sal si hiciera falta. Servir caliente.

Nota. En la foto le puse un poco de tocino vegano ;)





Pasta alfredo simple con espinacas

10 10 2012

Primera entrega de las recetas sencillas. En mis épocas de no vegana no era muy fan de la salsa bechamel. Me parecía muy pesada. Esta salsa, por el contrario, es bastante ligera y cremosa.

La idea es cocinar con lo que tengamos a mano en la cocina o que podamos encontrar fácilmente en el supermercado. Para la base de esta salsa he utilizado crema de soja que se encuentra aquí en Francia en cualquier super, pero es fácilmente reemplazable por un poco de leche de soja, tofu y un diente de ajo. Lo que pasa es que no tengo licuadora aquí, por eso no la hago yo misma. Si tienen tiempo, siempre es mejor hacer las salsas uno mismo. Saben mejor y son más frescas.

Para acompañar la pasta normalmente le pongo espinacas y champiñones. No tenía champiñones, así que he utilizado tofu ahumado que se consigue aquí en los chinos.  Las espinacas las he usado de bote, pero si usan frescas mejor. Si tienen otras verduras como zanahorias, guisantes, brocoli, se pueden poner ya cocidas y hacer como una pasta primavera colorida.

Ingredientes

  • 300gr pasta, yo he utilizado capellini
  • Una bandeja de champiñones, yo usé unos 150gr tofu ahumado
  • Un atado de espinacas mediano
  • Crema de soja, o: leche de soja, diente de ajo y tofu
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Hierbas provenzales u orégano

Preparación

En una cacerola mediana poner a hervir agua con sal y un poco de aceite para cocinar los fideos.

Mientras, en una sartén grande poner un poco de aceite de oliva y dorar los champiñones cortados en láminas. Deben quedar bien cocidos.

Si no tienes la crema de soja, la preparas ahora. En la licuadora poner un diente de ajo, un poco de leche de soja y tofu. Las cantidades exactas no las sé pero debe quedar una salsa aguada, como una mayonesa líquida. Agregar sal al gusto y reservar. Te debe salir más o menos media taza.

En la sartén de los champiñones agregar las espinacas lavadas y picadas. Cocinarlas a fuego medio o bajo. Cuando estén blandas, agregar la crema de soja y remover bien.

Los fideos ya deben estar al dente, así que con cuidado se retiran de la cacerola escurriéndolos bien y se van echando sobre la salsa, a fuego bajo. No eches todos de una vez porque luego será más difícil integrarlos a la salsa. Una vez que esté todo integrado retirar del fuego,  un chorrito de aceite de oliva para evitar que se peguen y espolvorear con un poco de hierbas provenzales u orégano para darle aroma.





Fetuccini a la huancaína

28 01 2011

Mi primera publicación de año iba a ser un postre de lúcuma, pero aún no me salió como yo quiero así que queda pendiente.

El plato que les presento ahora eslo que comimos ayer en casa. Salió de casualidad porque compramos unos fetuccini al ají amarillo precocidos para probarlos. Como se veían bastante ligeros de textura opté por acompañarlos de salsa huancaína. Con los spaghetti no suelo comer esta salsa porque encuentro la combinación muy pesada. Tal vez soy sólo yo y mi estómago débil jeje pero la prefiero con una pasta ligera.
Esta salsa, como les dije antes en el post de la papa huancaína, es muuy versátil y muy fácil de preparar. Si tienes los ajíes y una licuadora, la puedes hacer en minutos.
En este caso con los fetuccini quedó fabulosa y como me pareció que le faltaba color al plato (fetuccini al aji amarillo más salsa amarilla) y no me gusta la comida monocromática, le agregué pimientos y champiñones asados.
El resultado fue espectacular.

 

Ingredientes

  • 500gr de fetuccini al aji amarillo precocido (o la pasta de su preferencia)
  • 3 ajíes amarillos
  • leche de soja evaporada
  • dos paquetes de galletas de soda (crackers)
  • aceite vegetal de sabor neutro (yo uso canola)
  • un pimiento
  • una bandeja de champiñones
  • sal y pimienta

Preparación

Mientras hierve el agua para cocer la pasta, se puede ir haciendo la salsa y dejarla lista.
Para la salsa, hay que cortar los ajíes por la mitad y retirarles con cuidado las semillas y todas las venas. En casa no comemos mucho picante así que siempre tengo cuidado de quitarle todo. Y también cuidado de no tocarme la cara luego de manipular los ajíes porque ya me pasó que me rasqué el ojo y terminé con un ardor espantoso jaja.
Siguiendo con la salsa, una vez listos los ajíes, se ponen en la licuadora con una chorrito de aceite vegetal, un poco de sal y las galletas y la leche. Yo esto lo hago muy al cálculo, voy echando leche o galleta según la cantidad que quiera de salsa y de la textura que tenga. Me gusta que quede líquida porque con el tiempo se va espesando. Y si la refrigeras, espesamás aún.

Cuando la salsa esté lista, se puede continuar con los pimientos. Yo los piqué muy pequeños y los freí en un poco de aceite,sal y pimienta. Luego agregué los champiñones picados también. Que doren un rato y está listo. No dejar que se sequen.

Servir los fetuccini con un poco de salsa y el sofrito encima.





Carapulcra de champiñones

25 11 2010

Hace tiempo tenía pendiente preparar esta receta.  Parecía complicada y como no tengo mucho tiempo para cocinar a diario, se quedaba en los pendientes. Felizmente, me animé a prepararla y resulta que no es tan difícil ni complicada. Así que a animarse! que el resultado vale la pena.

El ingrediente principal de este plato es la papa seca. En Perú la venden embolsada en cualquier supermercado, pero no sé qué tan difícil sea conseguirla en otros países. Es papa cortada en pedacitos y deshidratada, lo que le da el aspecto de hojuelas.  Yo prefiero la de papa amarilla porque es más suave y toma menos tiempo cocinarla.

Este plato es muy especial por su sabor y sus ingredientes. Lleva, además de la papa con sabor tostado, maní y ají. Tradicionalmente se prepara con cerdo pero no pierde nada de sabor en su versión vegana.

Ingredientes

  • 1/2 kg de papa seca
  • 100 gr de maní tostado
  • 1 cebolla morada
  • 1 bandeja de champiñones
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de chicha de jora o vino tinto
  • 1 ramita de canela
  • 2 cdas de ají panca molido
  • aceite
  • sal
  • pimienta

 

Preparación

Un día antes de preparar el plato hay que tostar la papa seca en un sarten sin aceite hasta que dore. Se nota que está dorada cuando se vuelve transparente. Este paso no es necesario pero el sabor mejora muchísimo cuando está tostada.  Una vez tostada, se remoja en agua (como las legumbres) unas ocho horas. Yo lo dejé de un día para otro. Al día siguiente se enjuaga bien la papa seca con agua y se reserva.

En una olla dorar el ajo y la cebolla picados en un poco de aceite. Cuando estén casi dorados abrir un espacio en el centro de la olla y echar el ají panca para que dore.  Estará dorado cuando se vuelva espeso y se corte. Una vez dorado mezclar con la cebolla y ajo.  Agregar la sal y la pimienta y un vaso de chicha de jora o vino tinto. Mezclar bien y tapar la olla hasta que el líquido se haya consumido.

Agregar los champiñones. Si son muy grandes cortarlos en mitades. En este caso, los que conseguí eran pequeños así que los puse enteros. Dejar que se cocinen un minuto en la salsa y luego agregar la papa seca y la rama de canela.

Echar agua hasta tres dedos por encima del nivel de la carapulcra. Cocinar durante 30 minutos aproximadamente o hasta que saquemos un pedazo de papa grande y se pueda cortar por la mitad y esté cocido.  Retirar la rama de canela.

Finalmente, licuar el maní tostado con un poco de agua hasta formar una crema. Agregar la crema a la carapulcra y remover. Corregir la sal si fuera necesario.

Servir con arroz y disfrutar :)





Arroz chaufa

20 05 2010

Ya mencioné antes que en el Perú hubo mucha migración china en los siglos pasados. Los chinos nos enseñaron a cocinar y a comer diferente. Los saltados con verduras, las especias, las salsas, los ingredientes. Mmmm

Si caminas por Lima verás muchos restaurantes chinos. Nosotros los llamamos “chifas”.  Hay chifas para todos los gustos, desde el “chifa menú” donde vamos a almorzar de lunes a viernes (suele ser pequeño, barato y concurrido) hasta el “restaurante oriental” o chifa  donde puedes ir con la familia un domingo a almorzar.  Los platos básicos son los mismos en todos lados. Pero por experiencia sé que no en todos se come bien.

El plato básico del chifa es el arroz chaufa en sus diversas variedades. Yo lo pido siempre con champiñones y verduras. Es un arroz frito con salsa de soja y aceite de ajonjolí.

Aquí mi versión casera :)

Ingredientes:

  • Un diente de ajo
  • Una cucharadita de kión molido
  • Sillao (salsa de soja)
  • Aceite de ajonjolí
  • Verduras a elección: Pimiento rojo, cebolla china, germinados de soja
  • Champiñones
  • Arroz blanco cocido, sin sal y frio
  • Tofu
  • Sal
  • Azúcar
  • Canela china
  • Palillo
  • Aceite

Preparación:

En aceite caliente echar el arroz y saltear a fuego vivo. Echar el ajo finamente picado, el kión y las cabezas de cebolla en dados. Dorar ligeramente y echar los vegetales elegidos (pimientos picados). Mezclar bien.

Agregar los sabores: sal, azúcar, sillao. Remover bien para que se integren los sabores.

Por último agregar los germinados y la parte verde de la cebolla china picada. Agregar un chorro de aceite de sésamo y espolvorear con canela china.

Nota: Yo le pongo tofu saltado con palillo para darle color.  Se desmenuza el tofu con tenedor y se fríe unos minutos hasta que esté dorado. Luego se agrega media cucharadita de palillo molido y se mezcla bien. El tofu quedará de color amarillo brillante. Se puede añadir sal. Está muy rico!





Cebiche de tofu y champiñones

10 03 2010
Infaltable el cebiche, plato bandera del Perú. Fue declarado “Patrimonio Cultural de la Nación”, al considerársele históricamente uno de los platos principales del país.  Se suele servir durante los meses de verano porque es muy refrescante y es típico de la costa norte peruana, aunque hoy en día se consume en todo el país y en cualquier época del año.

Se prepara originalmente con pescado blanco crudo marinado en jugo de limón sutil (extremadamente ácido). Para veganizarlo se reemplaza el pescado con champiñones y tofu cortados en dados. El sabor del cebiche vegano es idéntico al original ya que el sabor proviene principalmente del jugo del limón, el ají y demás hierbas.

Se sirve tradicionalmente en plato tendido (es un plato de entrada). Sin embargo, en la alta cocina ha sido visto servido en copas anchas y muy recientemente, vendidos en vasos en las calles a modo de tentempié. Se sirve sobre una hoja de lechuga y para acompañarlo se suele utilizar camote cocido con un poco de azúcar y maíz cocido con anís. También se puede acompañar de chifles (plátano frito en hojuelas), yuca o maíz tostado (cancha).

El jugo del cebiche se conoce popularmente como “leche de tigre” y muy concentrado se puede servir como aperitivo en una copa o en un vaso. Tiene un ligero sabor picante y ácido y la particularidad de ser un buen reconstituyente. La costumbre local lo recomienda como desayuno para los noctámbulos y como un afrodisíaco ;)

 

 

Ingredientes (3 personas):

  • Medio paquete de tofu
  • Una bandeja de champiñones cortados en láminas
  • 1 Cebolla morada
  • Rocoto al gusto
  • Unas hojas de culantro
  • 2 tallos de Apio
  • Un diente de ajo
  • Jugo de 6 limones
  • Tres hojas de lechuga
  • Un camote mediano
  • Un choclo
  • Sal y pimienta

Preparación:

Cocinar el choclo en agua con anís y el camote en agua. Reservar.

En una fuente echar el jugo de los limones, el ajo molido, sal, pimienta, culantro picado y el rocoto picado muy chiquito. Mezclar.

Una vez bien mezclada la “leche de tigre”, agregar el tofu cortado en cubos y los champiñones en láminas y el apio picado. Mezclar y dejar reposar.

Agregar la cebolla cortada a lo largo. No se agrega antes para evitar que se ablande. Debe quedar crujiente. Es importante lavar la cebolla luego de cortada en abundante agua para quitarle el sabor fuerte.
Para servir, se coloca en un plato una hoja de lechuga y sobre ella se sirve el cebiche adornando con una rodaja de camote y choclo desgranado o entero.

Comentarios:
Este plato tiene muchas variedades. Si no se desea que salga picante se puede prescindir del rocoto.
El camote  es dulce por naturaleza pero se puede servir glaseado también, añadiéndole un poco de azúcar al momento de servirlo.





Tacu tacu con saltado de champiñones

23 02 2010

He tenido el blog algo abandonado este año, pero ya estoy de vuelta y con muchas ganas de probar nuevas recetas.

Comenzaré por subir una receta que tenía pendiente.

 Se llama Tacu tacu. Tradicionalmente este plato se prepara con la mezcla de arroz cocido y alguna legumbre cocida del día anterior (frejoles, lentejas, pallares, garbanzos). La versión gourmet se puede preparar con ingredientes del día y haciendo algunas variaciones con otros platos peruanos como tacu-chaufa (con arroz frito chino) o tacu-locro (con zapallo) incluso por ahí escuché la tacu-paella.  Yo aún no experimenté ninguna de estas versiones, ni siquiera las he probado. Primero me gustaría dominar bien la cocina tradicional y luego ya, con algo más de seguridad, probamos las variaciones, les parece?

Continuemos con el tradicional tacu tacu, de arroz y frejoles. Dicen que su origen se remonta al siglo XIX (como casi todos los platos de la cocina criolla peruana) y que era un plato frecuente en la cocina afroperuana de entonces. Una buena forma de aprovechar los restos de comida del día anterior. Quien haya guisado frejoles sabe que al día siguiente tienen mejor sabor, no? ;)

El plato se reduce a mezclar arroz y frejoles en una pasta homogénea y freírla como si fuera una tortilla. Así de simple. Para acompañarla, he preparado un jugoso saltado de champiñones en salsa de soya.

 Ingredientes (aprox. 2 porciones):

  • 1 cebolla morada
  • 100gr de frejol canario (judías, porotos) cocidos, mejor si es del día anterior
  • 1 ají amarillo sin venas ni pepas, o 1 cda de ají amarillo licuado
  • 1 taza de arroz blanco cocido
  • 1 cdta de ajo molido
  • aceite
  • orégano seco
  • sal y pimienta

 Para el saltado:

  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • Bandeja de champiñones
  • Salsa de soya
  • Plátano para freír (opcional)

Preparación:

Licuar los frejoles con un poco del agua de su cocción hasta que quede un puré y reservar.

En una sartén mediana, poner un chorrito de aceite de oliva y dorar el ajo y la cebolla picada. Cuando la cebolla esté transparente, agregar el ají amarillo y dejar que dore un poco, echar sal, pimienta y un poco de orégano. Mezclar.

Cuando los sabores están integrados, se agrega el arroz. Dorar ligeramente. Mezclar bien con la salsa.

Incorporar los frejoles licuados. Debe quedar una masa homogénea. Retirar del fuego. 

En otra sarten se coloca un poco de aceite y se echa una porción de la mezcla anterior (según esta receta la mitad). Freír a fuego alto hasta que la masa adquiera una costra dorada. Voltearla con cuidado para que no se pegue. A mí me gusta el sabor de esa costra dorada, así que cuando se forma en un lado vuelvo a mezclar la masa para que pedazos de la costra queden dentro de la “tortilla”  ;)

Ir mezclando y dorando. Esto puede tardar algunos minutos. Finalmente, se comienza a dar forma alargada con movimientos de la sartén.

Acá se necesita práctica. Yo varias veces al intentar darle vuelta he terminado con media tortilla fuera de la sartén.  

Una vez que ya tiene la forma y está bien dorada por ambos lados, se pasa al plato.

Se repite esta operación con el resto de la masa, dependiendo de cuántas porciones queramos conseguir.

 Para el saltado

 En la misma sartén poner un chorrito de aceite y freír la cebolla cortada en octavos. Cuando esté transparente, agregar los champiñones y al final el tomate también en octavos y sin semillas. Saltear un rato, sin que se deshaga el tomate. Agregar un chorro generoso de la salsa de soya, sal, pimienta.

Se puede agregar aroma con un poquito de perejil picado si se desea (mm cómo me recuerda esto al “lomo” saltado) y servir junto al tacu tacu. La idea es que quede bastante jugoso.

 Otra buena idea de acompañar, si es que no les parece suficiente con el saltado, es freír un plátano y añadirlo al plato. Los peruanos comemos así, abundante ;)

 Buen provecho!